lunes, 22 de enero de 2018

✍ 2 Mini Reseñas│Especial librerías




En mi primera reseña del año os voy a presentar dos libros con una alta dosis de metaliteratura y a los que tenía muchísimas ganas desde que supe de su existencia. Son dos libros que seguramente ya conocéis o cómo mínimo os deben de sonar, porque últimamente su presencia en la blogosfera literaria ha sido notable: La librería de Penelope Fitzgerald y La librería del Señor Livingstone de Mónica Gutiérrez, más conocida en las RRSS como Mónica Serendipia.
Aunque estos dos libros comparten algunos elementos en común, en esencia son muy diferentes. Como curiosidad os contaré que hace poco se publicó en el blog de Las inquilinas de Netherfield una entrevista que hicieron a Mónica Gutierrez, y en ella la autora confesaba que una de sus autoras preferidas era Penelope Fitzgerald, así que me pareció buena idea juntar estos dos libros en un mismo post.

¿Queréis conocer mis impresiones sobre ellos? Seguid leyendo...

LA LIBRERÍA DE PENELOPE FITZGERALD


Novela finalista del Booker Prize, La librería es una delicada aventura tragicómica, una obra maestra de la entomología librera. Florence Green vive en un minúsculo pueblo costero de Suffolk que en 1959 está literalmente apartado del mundo, y que se caracteriza justamente por «lo que no tiene».

Florence decide abrir una pequeña librería, que será la primera del pueblo. Adquiere así un edificio que lleva años abandonado, comido por la humedad y que incluso tiene su propio y caprichoso poltergeist. Pero pronto se topará con la resistencia muda de las fuerzas vivas del pueblo que, de un modo cortés pero implacable, empezarán a acorralarla. Florence se verá obligada entonces a contratar como ayudante a una niña de diez años, de hecho la única que no sueña con sabotear su negocio. Cuando alguien le sugiere que ponga a la venta la polémica edición de Olympia Press de Lolita, de Nabokov, se desencadena en el pueblo un terremoto sutil pero devastador.



Bueno. Una vez ordenadas mis impresiones, la conclusión a la que he llegado es que su lectura me ha dejado sentimientos encontrados. Poco os voy contar de su trama, porque en la sinopsis se cuenta lo esencial. Así pues me centraré en lo que me ha transmitido.

Florence, de mediana edad, viuda y con los pocos recursos económicos que posee, decide emprender toda una aventura: abrir una librería (la única) en la emblemática Old House, en el pueblo costero de Hardborough. Un objetivo que no será bien visto por algunos de sus habitantes, en especial por la señora Gamart, que tiene otros planes para la propiedad más antigua e importante del pueblo.

Lo primero que hay que reconocer es que la autora ha sabido introducir de forma inteligente algunos elementos algo inusuales que proporcionan a la trama cierto encanto y originalidad. Así pues tenemos un escandaloso poltergeist que habita en Old House y, que sorprendentemente, todo el mundo conoce y se habla de él como si fuera lo más normal del mundo. También tenemos a Christine, que con apenas 10 años, y con una autodeterminación envidiable se convierte en la ayudante ideal de Florence, a pesar de que no le guste mucho leer. Creo que no hace falta ni mencionar que sus páginas están llenas de múltiples referencias a autores y libros. La ambientación bucólica de un pueblo costero, alejado de todo, y que no parecen tener interés por los cambios y el avance, está muy bien conseguida y cobra una especial importancia para el argumento que nos incumbe.

Lo más peculiar de todo, es la forma que tienen sus protagonistas de expresarse y comunicarse entre ellos. A pesar de que es un libro que se publicó en 1978 y la acción transcurre en 1959, el lenguaje me ha parecido "irreal", por llamarlo de alguna manera. Todos se hablan de una forma educada y muy contenida, a excepción de la impulsiva Christine, como niña que es. Es decir, apreciaremos las indirectas que algunos personajes lanzarán a nuestra protagonista principal, Florence, pero siempre de una forma discreta y elegante. Es algo que me ha chocado muchísimo y también "alterado", sobre todo cuando aparecía en escena Milo y la señora Gamart.

La narrativa se me ha hecho algo cuesta arriba. No estoy segura de si será un problema de traducción o yo estaba muy espesa, pero en algunas ocasiones tenía que releer algunas frases o parte de las conversaciones varias veces para encontrarle el sentido dentro del contexto.

A pesar de lo que pueda aparentar "a priori", La librería me ha parecido una novela agridulce que nos recuerda que, a veces, la cosas no salen como uno quiere. Que las injusticias están ahí. Que algunos sueños, de la misma forma que se cumplen, se volatilizan en un abrir y cerrar los ojos. Una novela que no me ha acabado de convencer y que, como decía al principio, me ha dejado sentimientos encontrados.

Como dato final, la película de la cineasta Isabel Coixet que se estrenó hace poco ha ganado el premio a la mejor adaptación literaria.

LA LIBRERÍA DEL SEÑOR LIVINGSTONE DE MÓNICA GUTIÉRREZ


Agnes Marti es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood...

Una comedia muy feelgood, con un toque Wodehouse irresistible. Un homenaje de la autora a sus libros y escritores favoritos.


Y de una novela agridulce pasamos a una de lo más deliciosa. Si supierais la ilusión que me hace descubrir nuevos autores de una forma tan "inesperada". Hacía tiempo que quería leer algo de Mónica y, aunque sabía perfectamente que sus lecturas entraban dentro de mis gustos, no me imaginé hasta qué punto. ¡Pero qué maravilla! Un libro que me leí de una sentada en un sólo día.

La librería del Señor Livingstone me ha parecido regocijante, delicada, "mágica", cálida, amable, dulce, romántica (en su sentido más amplio), risueña e inteligente... y por supuesto muy libresca y 100% Feel-Good.

Después de cruzar la puerta y hacer sonar esas campanillas, os puedo decir que sus personajes son únicos, cada uno a su manera. El Señor Livingstone, propietario de  Moonligth Books, a pesar de sus reproches y salidas a lo "Scrooge", es bondadoso y paciente, algo excéntrico y un enamorado de los libros ilustrados. Oliver Twist, es un niño de 8 años superdotado, que es "abandonado" por su madre todas las tardes en la librería y que sueña con ser astronauta. Agnes Martí, es una arqueóloga española en paro, pero dentro de Moonligth Books se convierte en una etérea ninfa que siempre anda descalza, además de tener un don para leer cuentos. La señora Dresden es una clienta fiel que sufre de Bovarismo, una "enfermedad de transmisión textual". Del inspector Lockwood, de Scotland Yard .... sólo diré que quiero uno igual en mi vida. Sioban, Jasmine, Mr. Magoo, la Reina de las Nieves ... Todos estos personajes conquistarán al lector, sin que él pueda hacer nada para evitarlo.

La ambientación que la autora recrea, tanto de la librería como de Londres, es fantástica. La librería, simplemente, es "mágica", con sus escaleras de caracol, sus dos pisos, sus rincones temáticos y su maravillosa claraboya de cristal. De Londres, la autora se centrará en su faceta más literaria, así como en su arquitectura y sus museos.

Ha sido todo un acierto la forma en que la autora introduce citas, aforismos y referencias literarias en las conversaciones, conferiendolas de un encanto sin igual. Me ha encantado reconocer a muchos autores y libros de los que se habla y que he tenido el placer de leer, como por ejemplo La tienda de los suicidas de Jean Taule o El herbario de las hadas de Benjamin Lacombe (uno de mis ilustradores favoritos), entre muchos otros. Y también quiero destacar algún que otro concepto gestáltico que podemos encontrar entre sus páginas.

Sí. Sin duda ha sido una lectura de lo más gratificante que me ha hecho soñar un poquito y desear formar parte de ese universo que la autora ha creado. Sólo me queda decir ... ¡Viva la metaliteratura!  Vivan los nuevos comienzos! y ¡Viva el Feel- Good! 



27 comentarios:

  1. Las.dos me encantaría leerlas tienen un algo especial.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hace poco vi la peli de Isabel Coixet y me gustó mucho. Puede que ese lenguaje “irreal”, que también queda reflejado en la película, sea el propio de la cultura británica, tan contenida y correcta, y tan diferente de la nuestra. Tengo pendiente leer el libro. En cuanto a la otra librería, la del Señor Livingston, he leído varias reseñas y todas la ponen muy bien, así que me la apunto en la lista.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Ambos me atraen un montón, sobre todo el segundo. A ver si me hago con ellos pronto.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  4. Con La librería me pasó como a ti, hubo cosas que me gustaron y otras que no,en general no me convenció.El de Mónica lo leeré seguro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Vaya par de lecturas... El primero lo cogí en la biblioteca y lo devolví sin terminar, se me hizo muy cuesta arriba y pensé que quizá no era el momento. Ando con ganas de ver la peli de Coixet. El de Mónica quiero leerlo sí o sí.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Ambos libros me encantan, que delicia de lecturas, la verdad. El de Mónica es una maravilla ¡gracias a quien me lo regaló por el amigo invisible, gracias gracias! le daré a cambio mi primogénito...le preguntará a ver si quiere cambiar de casa...jajajajaja.

    Besitos cielo, muchos muchos.

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa!

    Ya sabes que tuve la suerte de ganar "La librería" en tu sorteo, pero aún no lo he leído así que no puedo decir mucho...a ver qué me parece, aunque bajaré las expectativas por si acaso ;)

    Y el de Mónica...¡aysss el de Mónica! Es una maravilla, una historia preciosa que te traslada totalmente a Londres. No me extraña que te lo leyeras de una sentada...yo estoy deseando leer más de ella.

    Besitos

    Pd: Yo también quiero un inspector Lockwood en mi vida!! jajaja

    ResponderEliminar
  8. Hola, Ana Belén:

    La verdad es que tenía ganas de leer el de "La librería", pero todo lo que he leído hasta el momento me ha desanimado bastante. Sin embargo, el otro libro sí que tiene buena pinta. Ese lo tengo apuntado de cuando leí la reseña de las inquilinas. ¡Gracias por las reseñas! (Al final no han sido tan mini :p)

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
  9. ¡Ohhhh, qué reseña tan preciosa de "La librería del señor Livingstone"! He entrado con miedo a leer la entrada porque he visto que novela iba de la mano de, nada menos, que uno de mis libros preferidos de Penelope Fitzgerald. Aunque no tienen punto de comparación (¡ya me gustaría a mí!), ahora que lo pienso está bien verlas juntas porque aunque ambas tengan una librería de por medio son bastantes distintas. Estoy de acuerdo contigo, el libro de Fitzgerald tiene un punto tan meláncolico y triste que es, como tú dices, agridulce, pero es que me encanta esa atmósfera.
    Y en cuanto a mi señor Livingstone... ay, muchísimas gracias por tus amables palabras. Leyéndote se nota que has estado muy a gusto en Moonlight Books y que has congeniado a la perfección con el tono de la narración y mis guiños literarios. Mil gracias por leerme, un honor tener lectoras de tu calibre. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Acabo de terminar "La librería", y creo que no la has podido describir Me mejor. A pesar de estar ambientada en los años 50, me pareció en todo momento una novela de principios de siglo. Es más, no conseguía visualizar a los personajes con indumentarias más modernas, a pesar de proponérmelo. Y también me pasó lo que dices de que había párrafos que tenía que releer porque no conseguía entenderlos. También yo pensé que podía ser problema de la traducción, aunque me extrañaba, siendo esa editorial. En fin, no me gustó. Para que andar con rodeos. Y al de Mónica Gutiérrez le tengo muchísimas ganas, porque ya he leido otros de esa autora, y " Un hotel en ninguna parte" me encantó. Hasta ahora, el que más de Monica. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Buenas.
    Por mucho que lea reseñas de ambos libros no terminan de convencerme así que los dejo pasar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Sí, los conocía pero en mi caso no tenía demasiada información sobre ellos así que me ha venido genial esta entrada para enterarme un poco más de qué van. Un besote :)

    ResponderEliminar
  13. Gracias por la mención, guapa :^

    Mira, tengo el de "La librería" en la estantería desde hace al menos 2 años, y aunque me muero por ponerme con él, me he ido desanimando con las opinones que os he ido leyendo y me da miedo que no me guste. De todos modos es uno de los libros que nos recomendasteis en la encuesta(fuiste tú además xD), así que este año seguro que lo leo. Cruzo los dedos.

    El de Mónica ya sabes que me encantó. Una delicia.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  14. Pues son un par de libros a los que les tengo ganas. Aunque tras leer tus impresiones sobre La librería creo que lo voy a quitar de mi lista. Y no es porque la historia tenga final agridulce (a veces es el idóneo), sino por ese diálogo irreal que mencionas de sus personajes.
    El de Mónica en cambio me gustaría leerlo. Me ha gustado que nombraras La tienda de los suicidas, porque lo tengo apuntado desde hace mucho y me lo has recordado.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  15. Pues me quedo con la segunda y así me quito el agridulce de la boca y me quedo con lo delicioso. Mónica sí que sabe como dejar huella y poner una sonrisa en las caras.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me traen mucho las dos, sobre todo la segunda. Me han gustado mucho tus minireseñas jajaj
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Hola preciosa!
    Me encanta este libro, lo tengo empezado y la verdad que lo poco que llevo me está gustando mucho.

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥ 

    ResponderEliminar
  18. Hola!
    La verdad es que no conocía ninguno de los dos libros que nos mencionas en esta entrada. Desde que oí el termino de metaliteratura [que fue precisamente aquí en tu blog] he quedado interesada pero aun no me embarco con nada parecido pero si quiero remediar esto. Me ha llamado más la atención La librería del Señor Livingstone, así que queda apuntada.
    Gracias por darnos tus opiniones.
    ßƐS❤S

    ResponderEliminar
  19. hola! son hermosos y hace rato que busco el libro o la pelicula de La Libreria, ahora apuntamos con mayor firmeza al otro que tambien venimos persiguiendo, por favor, que tenemos las patas cortas!!!!!!! gracias, Ana, besotesbuhos!

    ResponderEliminar
  20. Holaaaa
    tengo unas ganas enormes de leer los dos. Espero no tardar mucho porque hablas tan bien de ellos que tienen una pinta increible. Muy bonitas las fotos^^
    Un besito

    ResponderEliminar
  21. Los dos son libros que tengo pendientes.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  22. Hola!
    Me gustan un montón los libros de este tipo, aunque no leo todo lo que me gustaría de este estilo.
    Por lo que comentas sobre La librería me he quedado un poco fría, sin embargo sí que me apunto el segundo.
    Un beso ^-^

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola, Ana! ^^

    Ay, no hace mucho - porque aún me acuerdo jajajajaja - leí una reseña de "La librería del señor Livingstone" y me quedé con muchas pero que muchas ganas de leer la novela. Es que, vamos a ver, ¡qué portada más requetebonita! (modo superficial nivel Dios encendido) y... qué personajes más maravillosos :) Creo que lo que más me llama la atención es lo que has contado de la mujer que sufre "Bovarismo". En serio, es genial jajajajajaja Nada, Ana, que me alegro de que hasyas disfrutado tantísimo la lectura y, por supuesto, me lo llevo más que apuntado :)
    Pasando a "La librería" - porque ya sabes que yo siempre empiezo por el final y acabo por el principio. Bravo -, bueno, pues tampoco pinta mal ^^ Tiene un no-sé-qué que me ha recordado a "El despertar de la señorita Prim". Y ahora querrás saber si me gustó el libro. No lo he leído, pero como soy de las que destripan los libros en casa... pues nada, que mi madre me lo contó enterito y sísí, me suena que va del mismo rollo. Pero vamos, que esto son idas de olla mías, ya me centro xD Siento que no te haya gustado tanto como el otro. El hecho de que digan las cosas sin decirlas es, sin duda, crispante. Vamos, que no digo yo que se pongan en modo ordinario (qué sería la leche, no nos engañemos jajajajajajaja), pero... un poco de sangre en las venas ^^" En cualquier caso, me alegro de que al final fuera un buen libro :)
    ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
  24. Hola, preciosa. De las dos pedazos de reseñas que nos traes hoy, comentarte que me he leído el libro de Mónica. Y sí, sus libros me encantan porque siempre consiguen hacerme sentir bien. Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  25. ¡Hola Ana Belén!

    Lo primero de todo, ¡Viva la metaliteratura y vivan los metalibros! Suelo disfrutar tanto con ellos que no me puedo resistir en cuanto veo uno.

    Casualmente, estos dos libros también han caído en mis manos en estos últimos meses y tengo que decir que tengo las mismas sensaciones que tú. "La librería" me ha gustado pero me ha resultado demasiado lento y triste aunque tiene puntos muy buenos y, en cambio, "La librería del señor Livingstone" me ha enamorado completamente, tanto por la ambientación como por sus personajes.Si no has leído nada más de Mónica Gutiérrez, te aconsejo que sigas con el resto de sus libros. Para mí, fue uno de los descubrimientos del 2017.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  26. Pues no conocía estos libros, pero sin duda me acabas de regalar dos descubrimientos muy interesantes, así que apuntados me los llevo.
    Besos!

    ResponderEliminar