domingo, 24 de julio de 2016

✍ Reseña + Ruta Literaria│Pan de limón con semillas de amapola de Cristina Campos

Hola a todos,

Hoy os traigo una entrada un poco diferente y que me hace especial ilusión. Quién haya leído Pan de limón con semillas de amapolas de Cristina Campos, sabrá que la historia transcurre en el pueblo mallorquín ubicado en la Serra de Tramuntana llamado Valldemossa. Y yo tengo la gran fortuna de vivir a unos 20 minutos de este precioso y pintoresco pueblo. ¿Cuántas veces no habéis deseado ir a algunos de los lugares que se describen en vuestros libros favoritos? Yo tenía la oportunidad y he recorrido las calles y lugares que se van citando en el libro. ¿Os gustaría conocer el hotel donde se hospedaba Marina? ¿Y la gran famosa panadería que Lola Molí les dejó en herencia a las hermanas? Pues acompañadme en mi ruta literaria y os revelaré algunas curiosidades al respecto.

VALLDEMOSSA
PAN DE LIMÓN CON SEMILLAS DE AMAPOLA
416 páginas
Autor: Cristina Campos
Editor: Planeta
Idioma: Castellano



Durante el invierno de 2010, en un pequeño pueblo del interior de Mallorca, Anna y Marina, dos hermanas que fueron separadas en su juventud, se reencuentran para vender una panadería que han heredado de una misteriosa mujer a la que creen no conocer. 
Son dos mujeres con vidas muy diferentes. Anna apenas ha salido de la isla y sigue casada con un hombre al que ya no ama. Marina viaja por el mundo trabajando como cooperante de una ONG. 
Mientras intentan desentrañar el secreto que encierra su herencia, tendrán que hacer frente a los viejos conflictos familiares, a la vez que intentarán recuperar los años perdidos. 

Esta novela es una historia sobre la amistad femenina, sobre secretos guardados y recetas de pan olvidadas. Pero, sobre todo, es la historia de unas mujeres que aprenden a decidir, con libertad, sobre su futuro.



Comenzaré mi reseña confesando que para mí ha sido un libro muy especial. El hecho de vivir en Mallorca y conocer la mayoría de los escenarios que Cristina Campos nos describe, ha provocado que realmente sienta muy cercana la historia de estas dos hermanas mallorquinas.
Es uno de esos libros que comienzan por el final. Si no todo, se desvela desde un principio gran parte. Un final muy emotivo y un predictor de que el resto del argumento estará lleno de momentos intensos e igual de emotivos.
Dos hermanas mallorquinas, Anna y Marina, reciben la noticia de que han heredado un antiguo molino y una panadería en Valldemossa, un pueblo de montaña de Mallorca.  Lo extraño es que ambas hermanas desconocen quién es Dolores Molí, la difunta que les ha dejado en herencia dicha panadería.
Así, iremos descubriendo, a pesar de que ambas hermanas se acercan a los 50 años, cómo su relación ha estado marcada por la distancia. Marina, la más pequeña, dejó Mallorca con 14 años para irse a estudiar a EEUU. Desde entonces, las veces que ha vuelto a Mallorca han sido bien pocas, ya que se ha pasado su vida viajando por los países más devastados y necesitados de los 5 continentes ejerciendo su labor humanitaria como médico para una importante ONG. Su infelicidad consiste en que no tiene un hogar al que volver, ya que se siente desarraigada. En el momento que su hermana le comunica la misteriosa herencia, Marina se encuentra en Etiopía.
Anna, la mayor, muy dependiente de su madre, optó por quedarse en la isla (llamada popularmente la Roqueta) y formar una familia así como hacerse un hueco en la alta élite de la sociedad mallorquina. A pesar de haberlo conseguido, no es feliz con su vida. No entiende a su hija adolescente (Anita) y su marido, Armando, hace mucho que dejó de cumplir con su papel. Además están pasando por una situación económica crítica. La venta de la panadería y el molino son su último recurso para pagar las deudas acumuladas.

El lector acompañará a Marina desde Etiopía a Mallorca y su reencuentro con Anna con el objetivo de vender el molino. Lo que tenía que ser un viaje corto, un reencuentro furtivo con Anna y un tramite sencillo a nivel burocrático, se complica. Marina descubre en la entrañable panadería de la difunta Lola Molí una receta que su abuela les enseñó a ella y a su hermana cuando eran pequeñas: pan de limón con semillas de amapola. La curiosidad de Marina y una desconcertante necesidad de volver a sentir su tierra natal como su hogar le llevan a posponer la venta del molino y a indagar. ¿Quién era Lola Molí? ¿Qué relación tenía con su abuela Nerea? Y lo más importante, ¿por qué les dejó a ella y a su hermana dicho molino si no la conocían y no tenían ningún parentesco?

La historia transcurre en el presente actual (año 2010), pero se irá intercalando con episodios del pasado, que harán entender mejor la situación actual y la personalidad de estas dos hermanas protagonistas y su distanciamiento.
La mayoría de las protagonistas que destacan son femeninos, a excepción de Armando (el marido de Anna), Mathias (El novio de Marina) y Antonio (antiguo novio de Anna). La autora se ha esforzado por presentarnos a mujeres fuertes e independientes, a pesar de sus circunstancias personales y familiares. Además de Anna y de Marina, conoceremos a Úrsula, una anciana Argentina que vive en Valldemossa y a Catalina, antigua amiga y compañera de trabajo de Lola Molí. Dos mujeres que entraran a formar parte de la vida de Marina, sin esperarlo.

La pluma de la autora es sencilla, directa, cercana. Es un libro para leer de forma pausada, sin prisas, aunque la verdad es que se lee muy rápido, porque el lector querrá conocer más sobre el argumento, sobre estas hermanas, sobre el misterio de Lola Molí...
Si habéis leído y os ha gustado En un rincón del Alma o Mujeres de Agua de Antonia J. Corrales, sin duda os gustará Pan de limón con semillas de amapola, porque siguen una línea muy parecida. Es un libro que habla de relaciones, de las relaciones que tenemos con nuestras parejas, con nuestra familia, con nuestros amigos. Relaciones que te pueden marcar para bien o para mal.

Pero, como decía antes, lo que me ha cautivado es la ambientación que la autora hace de Mallorca y su gente. Cómo bien describe el libro, yo soy una "forastera", ya que no nací en Mallorca y al igual que Marina y Anna, entiendo el mallorquín pero no lo hablo, aunque lo puedo chapurrear. Y es que Mallorca está llena de bellos recovecos que merecen la pena ser explorados: Sa Foradada, el pequeño puerto pesquero de S´Estaca, los pueblos interiores de Valldemossa, Sóller y Deiá en plena Serra de Tramuntana...
Es un libro que me ha hecho sonreír prácticamente en cada una de sus hojas al poder reconocer tantos detalles, tantos guiños, tantos lugares, tanta tradición. Y por ese halo tan familiar que evoca cada una de sus páginas, se ha ganado un hueco entre mis favoritos.




Y ahora comencemos con la ruta literaria y algunas curiosidades,
En el libro la panadería que han heredado las hermanas es Can Molí, y pertenece a la familia Molí desde su apertura. Si te paseas por la calle Rosa de Valldemossa no hallarás ninguna panadería llamada Can Molí, pero si podrás entrar en Ca´n Molinas, una panadería fundada en 1920, muy famosa por su producto local: la coca de patata. Ca´n Molinas proviene de Cas Molí, que es el nombre por el cual se conocía a los fundadores de esta panadería en su localidad de origen: Bunyola. Posteriormente se trasladaron a Valldemossa y el nombre derivó en Ca´n Molinas. Hoy en día está regentada por la tercera generación de esta familia mallorquina y me han confirmado que la autora estuvo con ellos documentándose sobre el horno y la forma de hacer la Coca de patata.

CA´N MOLINAS FUNDADA EN 1920
Antes de llegar a la Calle Rosa, hay que pasar por la Calle Uetam, donde está ubicado el Petit Hotel de Valldemossa, donde se aloja Marina cuando llega de Etiopía. Quería entrar para fotografiar el interior, pero cómo soy tan tonta, me ha dado vergüenza y me he quedado con las ganas.



También se menciona el monasterio de La Cartuja, donde vivió el célebre compositor Chopin, concretamente en la celda nº 4. Y se hace referencia a un libro, "Un invierno en Mallorca", que escribió su amante George Sand y que encontrarás en las distintas librerías y tiendas de Souvenirs.

Y ya por último os dejo con algunos rincones de este precioso pueblo de montaña (que también tiene puerto) ubicado en plena Serra de Tramuntana (declarada hace unos años Patrimonio de la Humanidad). Se caracteriza por sus calles adoquinadas y sus casas forradas de piedra.






Y para terminar, ¿Qué tal una coca de patata con algo fresquito? Están de vicio.... He preguntado también por el Pan de limón con semillas de amapola, pero me han dicho que, en este caso, forma parte de la ficción. ¡Qué lástima!

Más información en:

¡¡¡Gracias por acompañarme por esta breve ruta literaria. Espero que os haya gustado!!

18 comentarios:

  1. Nunca he hecho una ruta literaria, tiene que ser una pasada ^^

    ResponderEliminar
  2. qué genial, me ha encantado tu entrada,
    un besito

    ResponderEliminar
  3. Jo, me ha gustado mucho ^^
    Si tengo la oportunidad lo leeré!
    th3readersdiary

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonito! Cómo se disfruta de visitar físicamente los sitios que has visitado literariamente!
    El libro lo tengo pendiente, a ver si puedo leerlo pronto

    ResponderEliminar
  5. Lo empiezo mañana y tengo unas ganas inmensas. La ruta fantástica. Yo quiero! Un beso ;)

    ResponderEliminar
  6. Que bonito! A mí me encanta leer libros ambientados en sitios que conozco, aunque también visitar los lugares que descubro gracias a las lecturas. Este libro me apetece cada vez más que no paro de ver opiniones positivas
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Preciosa reseña al estar acompañada de esa ruta literaria, la cual es un lujo poder llevarla a cabo. Tengo pensado hacerme con el libro así que, cuando lo lea, volveré de nuevo por aquí para ver tu reportaje fotográfico.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Un post maravilloso. Qué ganas de leer este libro!!!!

    ResponderEliminar
  9. Qué post más chulo, Ana Belén, me ha encantado. Te entiendo perfectamente porque yo vivo en Barcelona y como sabrás hay un montón de novelas ambientadas aquí.
    Felicidades guapa.
    un beso

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado la reseña. Y el libro lo tengo pendiente, si consigo hacerme con el yo comí Marina volveré por aquí. Besinos.

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    No había escuchado sobre esta historia pero el titulo me parece realmente chulo e interesante, que genialidad que vivas tan cerca de los lugares donde se desarrolla la trama y que hayas podido visitarlos y vivir esa experiencia.
    Me ha gustado mucho tu entrada y gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Vaya entrada más chula. Lo voy a leer en breve y volveré después a ver cada escenario.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Qué chulada de reseña!!! Me encanta visitar muchos lugares de las novelas. POr ejemplo, el año pasado estuve en el Valle del Baztán donde se desarrolla la Trilogia de Dolores Redondo. Otro verano estuve en Pasaia, el escenario de El Faro del silencio. Y este año, igual subo a Cadaqués o al Valle de Orbaizeta. Ya veremos. Me encantan las rutas literarias y este libro pinta genial :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  14. Hola! Me ha encantado tu reseña!! Ya tenía apuntado el libro, así que espero poder leerlo pronto. He encontrado tu blog a través de la nominación a Best Blog Awards, así que me quedo por aquí. Te dejo el enlace de mi blog, por si te apetece pasar: http://comiendotealetras.blogspot.com.es/

    Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen!!! Muchas gracias por pasarte, comentar y quedarte!! Es un placer!! ;)

      Eliminar
    2. Hola!
      Que bien que te haya gustado el libro y que encima hayas podido hacer la ruta literaria!
      Me lo apunto aunque siempre suelo tirar más hacia la literatura juvenil, pero este me llama la atención y espero poder hacerme con el.
      Un beso!

      Eliminar
  15. Lo leeré si lo consigo, la verdad es que parece estar bien :)
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola!
    Nunca había oído hablar de este libro, pero la temática no me podía llamar más la atención. ¡Me lo apunto!
    Por cierto, preciosa la ruta literaria. Yo una vez hice una por mi ciudad, Zamora, y fue una experiencia magnífica. Alguna vez tendré que visitar las islas Baleares, con cada foto que veo me enamoro más.
    ¡Literatobesos!

    ResponderEliminar