sábado, 26 de marzo de 2016

✍ Reseña│Tres abuelas y un cocinero muerto de Minna Lindgren.


Titulo: Tres abuelas y un cocinero muerto (primer libro de la Trilogía de Helsinki) 
Tapa blanda: 365 páginas
Autora: Minna Lindgren
Editor: Suma De Letras
 Idioma: Español
Información Adicional: La lectura conjunta es iniciativa de los blogs literarios "Adivina quién lee" y "Libros que hay que leer".


Siiri, Irma y Anna-Liisa son tres ancianas viudas residentes en El Bosque del Crepúsculo, un centro privado de apartamentos para la tercera edad de Helsinki. Más que un nidito acogedor para las personas mayores, la residencia resulta un lugar siniestro en el que los ancianos se ven privados de su identidad, rodeados todos los días por enfermeros vagos e inexpertos, y obligados a hacer gimnasia, a asistir a conferencias y a tomar un gran cantidad de medicamentos prescritos por médicos a los que apenas han visto.

Parece que para las tres amigas los días ya solo traerán partidas de cartas, viajes en tranvía y asistencia a funerales. Pero en la residencia se empiezan a producir unos misteriosos crímenes... y quizá nadie había contado con la curiosidad y el tiempo libre de unas inocentes ancianitas.



En Tres abuelas y un cocinero muerto Minna Lindgren nos describe cómo es la vida de Siiri, Irma y Anna- Liisa, tres ancianas nonagenarias, en la residencia El bosque del Crepúsculo, en la ciudad de Kelsinki. La muerte de un cocinero, trabajador de la residencia, será la partida de toda una serie de acontecimientos extraños que se irán sucediendo durante toda la trama. Las tres ancianas, con la ayuda de Mika, amigo del difunto cocinero, irán descubriendo una intrincada red de abusos, drogas y mafia farmacéutica. 
Normalmente no suelo tener expectativas cuando leo algún libro, o por lo menos, lo intento. Pero en este caso, al leer el título y la sinopsis, pensé que me encontraría con unas protagonistas tipo Los Ángeles de Charlie con una pincelada de Poirot y Sherlock Holmes. Pero no, no podía estar más alejada de mis suposiciones. Y ahora, después de acabar el libro, sé que la autora acertó de pleno al ser más sensata que yo y presentarnos en esta novela a unas ancianas de más de noventa años de carne y hueso, muy reales: con sus pérdidas de memoria, sus andadores y bastones, sus problemas de corazón... Dicha realidad es lo que hace interesante la novela.

De hecho, la novela es más una presentación de la rutina diaria de estas abuelillas, dentro de la cual, la autora, nos presenta de forma muy confusa y a trompicones los acontecimientos más enigmáticos y delictivos. Y es así como me he sentido durante la novela, confusa, como si fuese una cuarta abuela de 90 años que intenta entender qué está pasando pero se va olvidando de los detalles o no entiende lo que le intentan explicar.
También tiene un papel importante la sociedad en general y como ésta trata a nuestras protagonistas y sus amigos, es decir, a la vejez. En este sentido podría describir la novela con una sola palabra: agridulce. Es verdad que la novela se podría englobar dentro de lo cómico, pero hay escenas y situaciones muy tristes en las que el lector no podrá evitar reflexionar.
"- Resulta raro que la cabeza y las piernas no vayan al mismo ritmo." (Irma en el capítulo 51)
Otra de las cosas que me han sorprendido es que no todas las protagonistas principales tienen el mismo peso en el argumento. Siiri e Irma prácticamente las veremos juntas siempre, y Anna- Liisa hará acto de presencia en pocas escenas y capítulos. No obstante, su papel en la trama será importante ya que será ella quien desencadene algunos acontecimientos con sus "planes", ya que Siiri se siente perdida y parece incapaz de avanzar por ella misma sin la compañía de Irma.
Cada una tiene una personalidad muy distinta y destacada. Siiri es la más estable y empática de las tres, sin familiares cercanos ya que todos han ido muriendo, incluso sus hijos. Irma, mi preferida, es divertida, desenfadada y sus fallos de memoria provocan conversaciones fuera de lo común y con salidas muy cómicas. Tiene hijos y nietos, a los que llama "amorcitos". Anna- Liisa es la más fría, a mi parecer, pero muy lógica... es la razón, por así decirlo, y no ha tenido hijos. Cabe destacar que la autora se ha esforzado por hacernos entender que las tres, a pesar, de su vejez, fueron mujeres fuertes y luchadores en su juventud, en la guerra, y con una cierta cultura... les gusta leer, la serie de Poirot, la arquitectura de su ciudad... y hablan con mucha naturalidad de la muerte (Döden, Döden, Döden).
La autora se asegura de que el lector coja cariño a estas tres protagonistas.

A parte de la confusión que he sentido durante la lectura, otro de los aspectos que me han descentrado bastante es la manera en que la autora nos narra con pelos y señales, y prácticamente en cada capítulo, todos los trayectos que van recorriendo los ancianos por la ciudad de Helsinki. Esas calles que no sabía ni cómo se leían me desconcertaban. Si la autora quería que el lector se metiera dentro de la piel de una de las ancianas, creo que algo ha conseguido.

El final, como ya he dicho, a mi parecer, es desconcertante. Sí, te haces una idea de lo que ha pasado, pero mi sensación final es de que me he perdido algo o le falta sustancia a la trama. Le falta ese final que suele ser un Poirot o un Sherlock Holmes explicándonos cómo ha resuelto el caso. 






12 comentarios:

  1. Estoy más o menos de acuerdo contigo. Para mi.no Ed una novela de misterio cómo parece a simple.vista sino una novela sobre la realidad de los ancianos que parece que ya sobran en la.sociedad.
    A ver qué tal el segundo
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Oye, no pinta mal, no lo descarto.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. Tiene buena pinta, me lo apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que no es de mi estilo así que lo dejaré pasar. Un besote :)

    ResponderEliminar
  5. A mí estos libros no me acaban de llamar, no creo que me anime con ellos
    Besos

    ResponderEliminar
  6. A mi me parece original que las protagonistas sean abuelitas >.< Lo tengo pendiente y con ganas. Supongo que esas descripciones de los trayectos pueden resultar cansados, pero sin duda te meten en contexto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Qué ganas tenía de haber participado en esta lectura, pero no pudo ser. Eso sí, ahora tengo una idea muy clara de lo confuso que será este libro, jajaja. Gracias por los detalles "agridulces".
    Un besote abuelillo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Me sonaba por esa portada tan cuqui, aunque no creo que lo lea:)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Tiene cosas que me llaman pero estoy tan liada que creo que lo dejaré pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Le tengo el ojo echado desde hace tiempo y tras tu reseña creo que terminaré animándome. ¡Un besazo! :)

    ResponderEliminar
  11. Creo que podría leerla. A la lista de pendientes va.
    Buena reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar