domingo, 21 de junio de 2015

El cuerpo salvaje

"Tu cuerpo desnudo debería pertenecer solo a aquel que se enamore de tu alma desnuda" 
Charles Chaplin  

Vivo en Mallorca y , aunque, el verano ha comenzado oficialmente hoy, ya hace tiempo que aquí se podía disfrutar de un maravilloso período estival. Calas de aguas cristalinas y una sierra, proclamada patrimonio de la humanidad, me rodean. 
Pero también me rodea algo muy característico de esta temporada y que nada tiene que ver con la naturaleza. Me refiero a toda esa publicidad que hace referencia a un ideal de belleza establecido. Anuncios televisivos, portadas de revistas, gimnasios anunciándose... todos ellos se unen para informar de cómo conseguir el ansiado ideal de belleza, que por otra parte, nos hará felices facilitándonos todo aquello que no tenemos (un hombre, fama, un trabajo mejor...). Cientos, miles, millones de mujeres ya han comenzado su guerra particular contra su propio cuerpo.


Pues yo, desde este post, aquí y ahora, anuncio que este año no voy a iniciar ninguna "operación bikini". Y que conste, que con ello no quiero decir que no haya que cuidarse. Hay que ser responsables y procurar al cuerpo de una buena alimentación y ejercicio moderado. Hay que cuidarlo, pero desde el respeto y la aceptación.
¿Qué ha hecho que este año tome otra dirección? Bueno, supongo que el tener 37 años hace que te replantees algunas cuestiones y que empieces a darle importancia a otros temas. Pero, sobre todo, por un capítulo en particular que leí hace poco del libro "Mujeres que corren con los lobos" de Clarissa Pinkola Estés. Fue leerlo y, simplemente, "darme cuenta". Su lectura me ha inspirado a escribir este post, y mi intención es compartir algunas de las reflexiones y afirmaciones que expone Clarissa sobre el cuerpo de la mujer. A mi parecer, está lleno de sabiduría. Voy a enumerar algunas, pero os invito a que lo leáis, ya que no os defraudará.
  • "La idea que en nuestra cultura se tiene del cuerpo humano como simple escultura es errónea. Su finalidad es proteger, contener, apoyar y encender el espíritu y el alma que lleva dentro, ser un receptáculo de la memoria, llenarnos de sentimiento, ése es el supremo alimento psíquico."  
  • Para la autora "ser considerado feo o inaceptable por el hecho de que la propia belleza esté al margen de la moda actual hiere profundamente el júbilo natural que es propio de la naturaleza salvaje" y afirma que "aprobar sólo una clase de belleza equivale en cierto modo a no prestar atención a la naturaleza". Así pues "cuando se relega a las mujeres a los estados de ánimo, gestos y perfiles qué solo coinciden con un único ideal de belleza y conducta, se las aprisiona en cuerpo y alma y ya no son libres".
Fotografía de katerina Plotnikova

¿Que consecuencias tiene para la mujer el seguir esta invitación por parte de la sociedad a esculpir su cuerpo?  
Hace tiempo leí un artículo sobre el Amazonas y de cómo, a pesar, de que la gran mayoría de sus tierras no son fértiles, son taladas y quemadas con el objetivo de crear tierras de cultivo. En consecuencia, no sólo dichas tierras de cultivo producen por un corto periodo de tiempo (2 o 3 años) si no que además se ha destruido toda la vida y naturaleza salvaje que allí vivía, dejando un legado de suelos exhaustos. Creo que es lo que intenta decir Clarissa Pinkola cuando describe lo que ocurre dentro de una mujer al intentar moldear su cuerpo.
  • "Emitir juicios destructivos y excluyentes acerca de la forma heredada la despoja de toda una serie de importantes y valiosos tesoros psicológicos y espirituales, ya que se la enseña a despreciar su herencia corporal, se le priva de su identificación corporal femenina con el resto de su familia". "Destruir la cohesión instintiva de una mujer con su cuerpo natural la priva de su confianza, la induce a preguntarse si es o no buena persona y a basar el valor que ella misma se atribuye no en quién es sino en lo que parece. La obliga a emplear su energía en preocuparse por la cantidad de alimentos que ha comido o las lecturas de la báscula y las medidas de la cinta métrica". "La angustia acerca del cuerpo priva a la mujer de buena parte de su vida creativa y le impide prestar atención a otras cosas".
Hay que recordar, que muchas mujeres optan por una dieta o hacer ejercicio sin ningún tipo de control, lo que puede tener múltiples consecuencias negativas en el cuerpo. pero las hay que van más allá y la percepción sesgada que tienen de su propio cuerpo las empujan a realizarse operaciones de cirugía (la mayoría de veces innecesarias) o llegan a desarrollar  trastornos como la bulimia o la anorexia. 

Además defiende que "la naturaleza salvaje jamás abogaría por la tortura del cuerpo, la cultura o la tierra". 

Por último a modo de conclusión: 
  • "En los cuerpos no hay ningún <tiene que ser>. Lo importante desde el punto de vista salvaje es si el cuerpo siente, si tiene una buena conexión con el placer, con el corazón, con el alma, con lo salvaje. ¿Es feliz y está alegre? ¿puede moverse a su manera, bailar, menearse, oscilar, empujar? Es lo único que importa"
Fotografía Katerina Plotnikova

-La Mujer Salvaje se presenta con muchos tamaños, colores, formas y condiciones.-
(Clarissa Pinkola)



No hay comentarios:

Publicar un comentario